ARTESANOS DESDE 1870



Antigua fachada de la tienda ubicada en la calle Concepción Jerónima n.2. En frente: José Ramírez III. En torno a 1882 fue fechada el inicio de esta saga de guitarreros, después de que el primer José se independizara de su maestro Francisco González y diera inicio a lo que se conoce como "la Escuela de Guitarreros de Madrid". Esta hipótesis fue barajada por José Ramírez III con la documentación que fue encontrando en los archivos de esta casa, aunque en la fachada figure la fecha de 1870.


Dame un LA y observa como desde un punto central se van dibujando las ondas en el agua hasta alcanzar la altura en la que nos encontramos mi tía Amalia, mi hermano Enrique y yo. Así es como empezó todo, desde el primer José, desde el momento en el que se tomó la decisión de continuar.

Ya son 130 anillos los que forman el interior de un tronco que arraigó hace cinco generaciones. Este árbol desconoce la languidez mortecina y bella del otoño, y el desnudo del invierno, y ha perdido la memoria de lo que se supone que es consumirse. Cada vez más grande, balcón florido de un presente que no hace más que amar lo que guarda entre sus manos. Con ellas abiertas dejamos caer , como granos de un reloj de arena que no comprende la mécanica del tiempo, diferentes rostros y un mismo objetivo: darle trono a esa guitarra que grita para que el olvido se olvide de ella.

AVISO URGENTE- ATTENTION

Antes de comprar una guitarra de segunda mano, por favor, consúltenos visitando nuestro taller con la guitarra o mandándonos fotos por correo electrónico de la cabeza, etiqueta, parte frontal, parte trasera y detalles. Últimamente están circulando muchas falsificaciones de nuestras guitarras. Acabamos de darle una muy mala noticia a un cliente que acaba de visitar nuestro taller: tienda@guitarrasramirez.com 



Before purchasing a second-hand guitar, you could visit our workshop with the guitar or send us images of the head, mosaic, details, top, sides and back, label... Many fakes are circulating lately. We just give a customer a very bad news in our workshop: tienda@guitarrasramirez.com

HISTORICAL HINTS (C.10): RAMÍREZ AND FLAMENCO




The romance between Ramírez guitar makers and flamenco dates back, as long as my family memory can remember, at the time of my great-grandfather José Ramírez I; when the flamenco guitarists of his time (the end of 1800) asked him to make a guitar with enough power to express themselves in Flamenco tablaos and singing cafes that were becoming fashionable at the time. And the thing is that then flamenco guitars were small, adequate to make true the sentence that states ‘to listen to authentic flamenco, those that fit under an umbrella’. Those meetings usually consisted of two guitarists, two flamenco singers and two enthusiasts, although sometimes it was allowed that two guitarists and three enthusiasts attended the meeting. But the voices of those guitars were not made to be used in big auditoriums, where it was impossible to hear them together with the palms, the dancing and singing of a flamenco group. And that was how my great-grandfather created the Tablao guitar, that nowadays we have constructed again using the most accurate techniques, and it is surprising us with its brightness and power. In fact, it was its beauty and sound features, so flamenco, what enthralled Miguel Ángel Cortés, who plays his Tablao guitar in such a magic and talented way and he is becoming very fond of it, something we enjoy and appreciate.
However, it should be added that there is a classic version of the Tablao guitar, such as the one used by Agustín Barrios, Mangoré.
But let’s continue with the flamenco version of this Tablao guitar; it was taken up by Manuel Ramírez, that was José’s younger brother and disciple. His intention was to further develop it until he could create the instrument that is the basis of the modern flamenco guitar, with a few changes in relation to the original one. After his death, his officials went on using Manuel’s stencils, even when later they became independent. We are talking about nothing less than great guitar makers such as Modesto Borreguero, Domingo Esteso and Santos Hernández. It was Santos Hernández that timidly added some small changes on the stencil of his master Manuel.
From my ancestors, before my father, this is the most I can remember now and that I can tell here.
However, about my father, José Ramírez III and about his passion for flamenco, I have quite a lot to tell. I could start by saying that flamenco was for him something I could describe as one of those Victorian passions, intense and of course nocturnal, it gave him great satisfactions, and it has always anchored deep within his heart. It is a fact that the flamenco parties that he promoted enjoyed a great reputation, because of his generosity and great disposition, as he never limited the expense or the time required to enjoy a good night with its necessary sunrise in the company of guitarists, flamenco singers and palmeros (rhythmic hand clappers); they made magic with the time and turned on the soul until its surrender. And as he says in his book(1), ‘I have been and I am a fan of flamenco, it seems easy, but ultimately it takes a lot of years of commitment to be able to understand a part of what this art means and hold the title of “fan” that flamenco people hardly give’.
I remember one day, I should be seven years old, it was eight in the morning and I went with my school uniform and my school bag to take the bus; when I went to the living room I saw my dad with three other gentlemen, all of them were quite serious, in their suits but with no ties; they were sitting with solemn dignity, when my father saw me he told me: ‘Amalia my daughter, make us a coffee’. I had never prepared a coffee in my short life and I didn’t want to miss the bus to school, I said yes and I ran downstairs. I think, not without reason, that that morning when he came home before I went to school, he would be there after enjoying one of his memorable flamenco parties. After the years I learned to see it as natural that my father was made of pieces of night, and that the unmanageable world of flamenco was among his favorite weaknesses (or strengths, depending on your point of view).
He appreciated the talent of the flamenco artists in such a way that he provided them a special treatment, with first class guitars that he called ‘professional guitars’ and that he sold below their cost of construction, because he knew that flamenco people usually couldn’t afford to buy one of his guitars. Finally we had to stop selling the guitars at these prices, for reasons that are easy to understand.
Flamenco parties were quite usual at home and as usual our dear friend Serranito was involved in their organization and he would bring my father’s favorite artists. My brother and me, being kids, used to stay until sleep overcame us, the same as my mother, that even when she was able to stay up a little bit more, she was born to live with light and wake up early in the morning. And that was something that would make her give in to sleep, leaving my father enjoy his flamenco passion while she went to sleep peacefully.
One memorable party was the one organized in the cellar of our house up in the 1970s. The Reyes brothers, el Faíco, el Moro, Enrique Morente and of course Serranito were present, among others. The party took place smoothly, leaving everything fit in naturally in its moment and place. We ate, drank, chattered, listened to the flamenco singers and to the guitarists and enjoyed the extraordinary flamenco dancer el Faíco, a charming man that lifted the mood and maintained it up all night long, with an everlasting energy. And the dawn broke as if a magician had entered into scene and there was a hush of anticipation among the master Morente; up to this moment he had enjoyed the party as anyone else, reserving himself – as we all knew – for the climax of the party. And he started to sing, the way he did, that way that was only his, that entered directly to your veins looking for the heart. While a reverential respect invaded the place, bringing time, thoughts and half said phrases to a halt. Then I caught el Faito crying like a little boy, silently, listening to the master singing.
I can tell that my father had a friendship with the great Sabicas, he almost always played a Ramírez, the same as many other flamenco artists that he met during his lifetime. I was very young, and the things I can tell about these times in many cases – in my mental archives – lack a name, a place even a date. Sometimes my father took my mum, my brother and me to some flamenco tablao, and afterwards on occasions, he would ask a certain guitarist, at the end of his act, to meet us in a separate room to play only for us. And that was the way I met the really young Manolo Sanlúcar, even though I was a little girl I was enchanted by his art, in that room of a tablao whose name I can’t remember, but I could never forget him or didn’t want to. In fact, Manolo went to my father’s shop quite usually to wait for him and try some guitars. And the truth is that he always played a Ramírez, after a lot of years, unfortunately, it was stolen from him and that was a real shock for him and for us all. Well, Manolo was someone my father really loved, and the times I have met him he has greeted me quite warmly.
My father was also a great admirer of Paco de Lucía. I remember one night when he came home to have dinner with Casilda Varela, they were then dating, and he was playing for us. It was a special night, fantastic. Some years later, my mother and I were invited to their wedding in Amsterdam, in 1977. Long after this, a common friend of us – Paco’s and ours – told me that a couple of times Paco sent him to our shop with the purpose of buying guitars for him. Apparently, when Paco was still a boy, his father and my grandfather José Ramírez II, exchanged some words that didn’t leave them a good memory; that created an enmity between both patriarchs, that like everything else in life, had implications for everyone coming afterwards. But the same as my father admired Paco’s art, did Paco admire my father’s, the guitarist and guitar maker one more time were looking for that bond that satisfies them both, although sometimes there are also difficult love affairs in the art of making music and creating the instrument to express it.
Víctor Monge, Serranito, was the one that occupied an especial place in my father’s heart. Víctor’s father and mine were friends, and due to their friendship Víctor’s father asked mine to take care of his child when he died. And soon after, this is what happened, in such a way that Víctor’s father died and my father kept his promise and became a father for Víctor, and Víctor a son for him. And over the years they became mates in their nocturnal wanderings.
It is well known that these great guitarists, Víctor, Paco and Manolo made history revolutionizing the art of flamenco, although they were influenced by previous solo guitarists such as Sabicas, Manuel Escudero and el Niño Ricardo. Víctor Monge, Serranito was the pioneer of the three of them because he opened the way in the sixties creating a different style that laid the foundations for a new concept.
One day Víctor tried a classic guitar, such as the ones used by Andrés Segovia, and he was so delighted by its power, sonority and touch that he told my father that this was the guitar he needed for the way he played. So that was the first guitar that my father ‘flamencated’, and it was for Serranito, and he still preserves it as a treasure while I write this words.
My memories of Serranito go back to the age of seven more or less, when I was fascinated by him and I already saw him as an extraordinary being full of light; maybe I was ahead of my time to the things that later on the world would recognize as art and talent, and of course uniqueness. And nowadays, many years later, he has also succeeded in conquering the hearts of my niece and nephew, Cristina and José Enrique, they had the good fortune to know him and enjoy his company in many occasions. Well, he is part of the family, so it is not surprising that he has been and still is in our lifes over three Ramírez generations.
For all that said so far, it is obvious that in Ramírez we’ve always had a special bond with flamenco and we still have it. So we have made the reedited version of the aforementioned tablao guitar, the “Serranito” guitar whether the flamenco way professional or the special line for students that has his name, and other flamenco guitars for professionals that nowadays are played by our friends such as Miguel Ángel Cortés, José Luis Montón and Raúl Mannola.

Amalia Ramírez


  • Things About the Guitar.


































PUNTADAS HISTORICAS (C.10): RAMÍREZ Y EL FLAMENCO





El romance de los guitarreros Ramírez y el flamenco data, hasta donde alcanza mi memoria familiar, de mi bisabuelo José Ramírez I, cuando los guitarristas flamencos de su época, a finales de 1800, le pidieron que hiciera una guitarra con la suficiente potencia como para expresarse en los tablaos flamencos y cafés cantantes, que tan de moda se estaban poniendo por aquél entonces. Y es que las guitarras flamencas de aquellos tiempos eran pequeñas, adecuadas para cumplir con la sentencia que reza: “Para escuchar auténtico flamenco, los que caben debajo de un paraguas”, reuniones que normalmente estaban compuestas, a la sazón, por un guitarrista, dos cantaores y dos aficionados, aunque en ocasiones se permitía que hubiera dos guitarristas y hasta tres aficionados. Pero las voces de aquellas guitarras no estaban hechas para auditorios de mayor tamaño, donde resultaba imposible oirlas junto a las palmas, el baile y el cante de un cuadro flamenco. Y así fue como mi bisabuelo creó la guitarra de Tablao, que en la actualidad hemos vuelto a construir utilizando unas técnicas más precisas, y que nos está sorprendiendo por su brillo y potencia. De hecho su belleza y sus características sonoras, tan flamencas, fue lo que le enamoró a Miguel Angel Cortés, quien con tanto embrujo y talento está tocando su guitarra de Tablao y con la que está tan encariñado, para nuestro goce y disfrute.

Hay que añadir, no obstante, que existe una versión clásica de la guitarra de Tablao, como la que fue utilizada por Agustín Barrios, Mangoré. 

Pero sigamos con la verisón flamenca de esta guitarra de Tablao, que fue retomada por el hermano pequeño y discípulo de José, Manuel Ramírez, para seguirla desarrollando hasta crear el instrumento que constituye la base de la guitarra flamenca moderna, con muy pocas modificaciones en relación a la original. Tras su muerte, sus oficiales continuaron utilizando las plantillas de Manuel, incluso cuando más tarde se independizaron. Estamos hablando nada menos que de grandes guitarreros como Modesto Borreguero, Domingo Esteso y Santos Hernández, siendo este último quien, aunque muy tímidamente, aportó algunos pequeños cambios sobre la plantilla de su maestro Manuel.

De mis antepasados, antes de mi padre, es lo más que recuerdo en estos momentos que pueda contar aquí.

Sin embargo, de mi padre, José Ramírez III, y de su pasión por el flamenco, tengo mucho, pero mucho que contar. Podría empezar diciendo que el flamenco fue para él, lo que podría describir como uno de esos amores decimonónicos, intensos y, por supuesto nocturnos, que le proporcionó muchas satisfacciones, y que siempre estuvo anclado en lo más hondo de su corazón. Me consta que las fiestas flamencas que promovió gozaron de buena fama, por su generosidad y espléndida disposición, pues no ponía límites en el gasto ni en el tiempo requeridos para disfrutar de una buena noche con su amanecer inevitable en compañía de guitarristas, cantaoras, cantaores y palmeros, que hacían magia con el tiempo y encendían las almas hasta la rendición.Y es que, como él mismo cuenta en su libro (1)“He sido, y sigo siendo, un aficionado al flamenco, lo cual parece fácil, pero en el fondo supone bastantes años de dedicación para lograr entender algo de lo que este arte encierra y poder ostentar ese impreciso título de <> que los flamencos conceden difícilmente”.

Recuerdo un día -tendría yo siete años- en que a las ocho de la mañana salía yo con mi uniforme del colegio y mi cartera para coger el autocar que venía a buscarme y, al pasar por el salón, encontré a mi padre junto con otros tres caballeros, todos muy serios, trajeados y sin corbata, sentados con solemne dignidad, y mi padre al verme me dijo: “hija Amalia, hazmos un café”. Yo, que nunca en mi corta vida había hecho un café, y que además no quería perder el autocar del cole, le dije que sí, y me fui corriendo escaleras abajo. Supongo, y no sin razón, que esa mañana en la que llegó a casa antes de que yo me fuera al colegio, estaría allí tras disfrutar de una de sus memorables fiestas flamencas. Con los años aprendí a ver como algo natural que mi padre estaba hecho de retazos de noche, y que el inabarcable mundo flamenco estaba entre sus debilidades (o fortalezas, según se mire) favoritas.

Apreciaba el talento de los artistas hasta el punto de llegar a dar un trato muy especial a los flamencos, con guitarras de primera que hizo llamar “guitarras para profesional”, y que vendía a precios que estaban por debajo de su costo de construcción, sabiendo que los flamencos no disponían, por lo general, del dinero suficiente para permitirse comprar una de sus guitarras. Finalmente, tuvimos que renunciar a continuar con su venta a semejantes precios, por razones que son fáciles de comprender.

Las fiestas flamencas eran bastante frecuentes en casa y, como siempre, nuestro querido amigo Serranito estaba involucrado en su organización, trayendo a los artistas favoritos de mi padre. Mi hermano y yo, siendo aún unos niños, nos quedábamos hasta cuando el sueño podia con nosotros, igual que mi madre que, aunque resistía un poco más, nació para vivir de día y levantarse temprano. Algo que acabó haciendo que se rindiera, dejando que mi padre disfrutara de su pasión flamenca mientras ella se iba a dormir tranquilamente.

Una fiesta memorable fue una de las que organizaron en la bodega de nuestra casa entrados los años setenta. Entre otros artistas flamencos acudieron los hermanos Reyes, el Faíco, el Moro, Enrique Morente y, por supuesto, Serranito. La fiesta transcurrió de forma fluida, dejando que cada cosa encajara naturalmente en su momento y lugar. Comimos, bebimos, charlamos, oimos a los cantaores y a los guitarristas, y disfrutamos con el extraordinario bailaor que era el Faíco, un hombre encantador que levantó el ambiente y lo mantuvo bien encendido a lo largo de toda la noche, con una energía que parecía inagotable. Y llegó el alba, y como si un mago hubiera entrado en escena, se hizo el silencio en torno al maestro Morente, que hasta ese momento se había limitado a disfrutar como uno más, reservándose -como todos  sabíamos- para el momento culminante de la fiesta. Y empezó a cantar, como él cantaba, de esa manera suya que entraba directamente por las venas buscando el corazón. Mientras un respeto reverencial invadía el lugar, dejando suspendido el tiempo, los pensamientos, las frases a medio decir. Entonces sorprendí al Faico llorando como un niño, en silencio, escuchando al maestro cantar.

Puedo contar que mi padre tuvo amistad con el gran Sabicas, quien casi siempre tocó una Ramírez, así como con tantos otros grandes artistas flamencos que pasaron por su vida. Yo era muy pequeña, y las cosas que puedo contar de aquellos tiempos en muchos casos -en mis archivos mentales- carecen de nombre, de lugar, incluso de fecha. Mi padre, de vez en cuando, nos llevaba a mi madre, a mi hermano y a mí, a algún tablao flamenco, y luego en ocasiones pedía que un guitarrista en concreto, al terminar su actuación, se reuniera con nosotros en una habitación apartada y tocara sólo para nosotros. Y así fue como conocí al jovencísimo Manolo Sanlúcar, que aún siendo yo tan niña, me hechizó con su arte, en aquella habitación de un tablao cuyo nombre no alcanzo a recordar, pero a él nunca supe ni quise olvidarlo. De hecho, Manolo iba muy a menudo por la tienda a esperar a mi padre y a probar guitarras. Y lo cierto es que siempre tocó una Ramírez que, desgraciadamente, muchos años después le robaron, y fue un gran golpe para él y para todos nosotros. Bueno, Manolo fue alguien muy querido por mi padre, y las veces que me he encontrado con él me ha recibido con mucho cariño.

Mi padre sentía también una gran admiración por Paco de Lucía. Recuerdo una noche en  que vino a cenar a casa, con Casilda Varela, cuando aún eran novios, y estuvo tocando para nosotros. Fue una noche especial, fantástica. Años más tarde mi madre y yo fuimos invitadas a su boda en Amsterdan, en 1977. Y mucho tiempo después, un amigo común -de Paco y nuestro- me contó que Paco le envió en un par de ocasiones a nuestra tienda con el encargo de escoger y comprar sendas guitarras para él. Al parecer, siendo Paco aún un niño, su padre y mi abuelo, José Ramírez II, tuvieron un cruce de palabras de esos que no dejan buenos posos, lo que generó una enemistad entre ambos patriarcas que, como todo en esta vida, tuvo sus repercusiones para los que vinieron detrás. Pero igual que mi padre admiraba el arte de Paco, a su vez Paco admiraba el arte de mi padre, el guitarrista y el guitarrero una vez más buscando ese punto de unión que a ambos satisface, aunque a veces hay amores complicados también en este arte de crear música y en el de crear el instrumento para darle expresión.

Y quien ocupó un lugar muy especial en el corazón de mi padre fue Víctor Monge, Serranito. El padre de Víctor y el mío  eran amigos, y por su amistad el padre de Víctor le pidió al mío que, a su muerte, se hiciera cargo del muchacho. Y poco tiempo después así sucedió, de tal suerte que el padre de Víctor murió, y  mi padre cumplió con su promesa siendo así un padre para Víctor, y Víctor un hijo para él. Y con los años, fueron compadres de andanzas nocturnas.

Es sabido que estos tres grandes guitarristas, Víctor, Paco y Manolo, aunque bebieron de fuentes anteriores, de guitarristas solistas como Sabicas, Manuel Escudero, el Niño Ricardo, entre otros, hicieron historia al revolucionar el arte flamenco, siendo Víctor Monge, Serranito, el pionero entre los tres, pues abrió el camino en los años sesenta creando un estilo diferente que sentó las bases del nuevo concepto. 

Un día Víctor probó una guitarra clásica, de las que utilizaba Andrés Segovia, y se quedó encantado con su potencia, sonoridad y tacto, y le dijo a mi padre que esa era la guitarra que él necesitaba para su forma de tocar. Así que esa fue la primera guitarra que mi padre “aflamencó”, y fue  para Serranito, y que aún conserva como un tesoro mientras escribo estas palabras.

Mis recuerdos de Serranito se remontan a la edad de siete años más o menos, cuando quedé fascinada con él ya que le veía como un ser extraordinario y luminoso, quizá adelantándome en el tiempo a lo que más tarde el mundo entero reconocería en su arte y talento y, por supuesto, en su originalidad. Y ahora, muchos años después, ha conseguido también conquistar los corazones de mis sobrinos, Cristina y José Enrique, que han tenido la buena fortuna de conocerle y disfrutar de su compañía en muchas ocasiones. Bueno, es parte de la familia, así que no es de extrañar que haya estado y siga estando en nuestra vida a lo largo ya de tres generaciones Ramírez.

Por todo lo dicho, es evidente que en casa Ramírez hemos tenido siempre un vínculo muy especial con el flamenco, y seguimos en ello. Así que hemos hecho la reedición de la guitarra de Tablao ya mencionada, la guitarra “Serranito”, ya sea la aflamencada profesional o la línea especial de estudio que lleva su nombre, y otras guitarras flamencas de profesional que actualmente tocan amigos nuestros, como Miguel Angel Cortés, José Luis Montón y Raúl Mannola. 

Amalia Ramírez





(1) En torno a la guitarra




































EL MOSAICO DE LA ROSA// THE ROSE MOSAIC




EL MOSAICO DE LA ROSA// THE ROSE MOSAIC
Entre los años 50 y 60, José Ramírez III diseñó una gran cantidad de mosaicos, que fue guardando desordenadamente en unos cuadernos.
Con el tiempo aquellos cuadernos desaparecieron, y con ellos algunos diseños que, desde hacía mucho, no se habían vuelto a poner en una guitarra.
Pudimos recuperar uno de ellos, el mosaico de la rosa, gracias a una compostura que nos llegó al taller un día. Así que este diseño se convirtió en el símbolo que representaba todos los mosaicos que habíamos perdido.
Al comienzo del año 2001 aparecieron los cuadernos, olvidados durante décadas en un rincón de un armario. Y allí, en una de las hojas amarillentas llenas de dibujos, números y tachones, estaba también el mosaico de la rosa creado cuarenta años atrás.
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
In the 1950s and 60s, José Ramírez III designed a large number of mosaics which were kept, in a disorganised way, in several notebooks.
Over the years, those notebooks disappeared, along with some of the designs, which were not mounted on a guitar again for a long time.
We have been able to recover one of them, the rose mosaic, which came to us one day at the workshop as a repair. This was subsequently turned into the symbol to represent all the mosaics which had been lost.
In early 2001, the lost notebooks, fogotten for decades, were found in the corner of a cupboard and, on one of the yellowing pages, full of sketches, numbers and corrections, was the rose mosaic, created forty years earlier.

VIAJE A FLORIDA

23 a 28 de Febrero de 2016



El 23 de Febrero viajamos Marisa Sanzano y yo a Miami, invitadas por Gianni Savino, su mujer Ana María y su hijo Matías, propietarios de Savino Music, mis distribuidores de Latinoamérica, para hacer la presentación de mi familia guitarrera en la FIU. Así que Gianni, su mujer Ana María y su hijo Matías, nos recogieron en el aeropuerto para llevarnos al Miccosukee Resort,  un hotel encantador perteneciente a la reserva de indios Miccosukee, de Florida. El hall es casi en su totalidad un casino lleno de máquinas tragaperras, y otras instalaciones de juego que no vimos, pero que sabemos que estaban ahí. Lo cierto es que el juego está prohibido en Florida, pero para compensar a los indios Miccosukee, les permiten tener su propio casino.

La acogida de la familia Savino fue de lo más cálida, como son ellos, y nos acompañaron a todas partes durante nuestra estancia. Comimos y cenamos en restaurantes veganos riquísimos, paseamos por  Lincoln Road,  que desemboca en la famosa Miami Beach, y cenamos con mis amigos Manuel Barrueco y Asgerdur. Y nos reímos mucho, sobre todo eso.

Esa tarde, Gianni me había preparado una entrevista con Luciana , la directora artística de Savino Music, para grabar varios vídeos de alta calidad en los que estuve hablando de algunos de nuestros modelos, para hacer promoción tanto en Estados Unidos como en Latinoamérica.

Al día siguiente fuimos a la FIU, donde Wayne Rogers y su mujer Robin, propietarios de Gold Tone, , mis distribuidores en Estados Unidos, llevaron varias guitarras para exponerlas. Di mi conferencia ante un grupo de amantes de la guitarra cuyo interés fue un gran estímulo para mí, como sucede siempre en estos casos. 

Y al día siguiente viajamos con Wayne y Robin a Titusville, donde Gold Tone tiene su sede. La reunión fue larga y muy provechosa, pues pudimos aclarar muchos puntos y tomar nuevas posiciones para el mercado estadounidense. Nos encantó conocer personalmente a todo su equipo y a su encantadora familia. Cenamos en un restaurante exquisito, y al día siguiente nos llevaron primero a ver a  los manatees, esos curiosos y tiernos mamíferos marinos, de los que sólo pudimos ver una cola sacudiendo la superficie del agua, y un par de narices, de vez en cuando, asomarse para tomar aire; después nos llevaron a dar un paseo en el Indian River en un bote de aire, donde vimos varios caimanes, pájaros, y las grandes superficies de agua y de hierba que recorrimos a gran velocidad. Imprescindibles unas buenas gafas de sol y una goma para sujetarse el pelo largo. Afortunadamente Robin venía preparada para todo, y no sólo me prestó una goma gracias a la cual aún conservo mi pelo, a pesar de lo cual tuve que desenredar unos cuantos nudos, sino también unas oportunas mantas para cubrirnos las piernas y unas chaquetas impermeables que resultaron de lo más convenientes.
Regresamos a Miami donde pasamos el último día en compañía de Gianni, Ana María y Matías, disfrutando de un paseo por la ciudad. Nos encantó tanto Miami como Titusville, y regresamos con un muy buen sabor de boca y un recuerdo entrañable para echar mano de él en los momentos en que el ánimo se nubla un poco, y cambiarlo así por un día soleado en un rincón calentito del alma.


TRIP TO FLORIDA

23rd to 28th February 2016




The 23rd February, Marisa Sanzano and I travelled to Miami. We were invited by Gianni Savino, his wife Ana María and their son Matías; they are the owners of Savino Music, my distributors in Latin America; we went there to make the presentation of my family of guitar makers into the FIU. So Gianni, his wife Ana María and their son Matías fetched us at the airport to take us to Miccosukee Resort, a lovely hotel that belongs to the Indian reservation Miccosukee, in Florida. The hall is almost completely a casino full of slot machines, and other gambling facilities that we didn’t see, but we know they were there. The truth is that gambling is forbidden in Florida, but to compensate Miccosukee Indians they are allowed to have their own casinos.

The Savino family gave us a warm welcome, just the way they are, and they went with us everywhere during our stay. We had lunch and dinner in really good vegan restaurants, we walked around Lincoln Road, that ends at the famous Miami Beach and we had dinner with my friends Manuel Barrueco and Asgerdur. We laughed a lot, especially that.

That afternoon, Gianni had prepared me an interview with Luciana; she is the artistic director of Savino Music, to record some high quality videos of me talking about some of our models, to promote them in the USA and Latin America.

The next day we went to the FIU, where the owners of Gold Tone and my distributors in the USA, Wayne Rogers and his wife Robin took several guitars to exhibit them. I gave a conference to a group of lovers of the guitar, whose interest was a great stimulus for me, as it is usual in these cases.

The next day we travelled with Wayne and Robin to Titusville, where Gold Tone has its headquarters. We had a long and rewarding meeting because we could clarify a lot of points and we could take new positions on the American market. We were delighted to meet personally their whole team and their lovely family. We had dinner in a superb restaurant. The next day we were taken to see the manatees, these curious and gentle aquatic mammals, we could only see a tail splashing on the water and sometimes a couple of noses showing now and them to breathe. After that we were taken to an air boat ride in the Indian River were we could see alligators, birds and large masses of water and grass that we toured at a high speed. Sunglasses were essential and hair elastics for long hair. Fortunately Robin was ready for every event and she did not only gave me a hair clip, thanks to which I still have my hair, yet I had to disentangle some knots; but also she brought appropriate blanquets to cover our legs and waterproof jackets that were highly suitable.

We went back to Miami where we spent the last day with Gianni, Ana María and Matías, enjoying a walk around the city. We loved Miami and Titusville and we came back with the best taste in the mouth and moving memories to hold in moments when spirits are low and change them with a sunny day in a warm corner of our soul.

16 JUNIO: TERTULIA-CONCIERTO LO CORTÉS NO QUITA LO GALLARDO

TERTULIA-CONCIERTO

 LO CORTÉS NO QUITA LO GALLARDO
16 de Junio a las 20.15 horas


Aforo limitado. Reserven su asiento en tiendaramirez@gmail.com
Aportación mínima recomendada de 5 € que irá destinada íntegramente para los guitarristas.



Superar sin alharacas una contradicción impuesta por el ser humano es más difícil que vencer otra impuesta por la vida misma. Porque los hombres, en su ansia por explicar y ajustar a su antojo lo que muchas veces sólo el Universo sabe ordenar, nos empeñamos en poner coto a lo que la naturaleza, y la música es naturaleza, ha dejado a nuestro servicio sin más. Sólo para uso y disfrute. Y ni siquiera una vida es suficiente a veces para darnos cuenta de lo equivocados que íbamos.

La guitarra española es una, importantísima pero a la vez maniatada disciplina no apta para idearios de corto recorrido o prejuiciosos con iniciativa. Es un glosario estético que vuela libre sin más necesidad que agrupar y unir cuantas más manos a su favor. Y últimamente, últimas décadas, eso se echaba en falta.

Llegan dos pares de manos y sus respectivas almas dispuestas a volver por los derroteros de los añejos maestros del tañer español. Los que veían en este instrumento un único lenguaje con varios dialectos, todos intercambiables y musicalmente trascendentales en la Historia del instrumento. José María Gallardo del Rey y Miguel Ángel Cortés, herederos de una tradición hermética en cada caso, abanderan la apuesta guitarrística más ambiciosa de los dúos de guitarra recientes. Con sus músicas y naturalezas abiertas, se proponen derribar algunos muros de sillar netamente español. Traen buenas armas. La piqueta de sus manos y el crujir de unas sonantas que han sido capaces de poner a todos de acuerdo en sus respectivas trayectorias vitales.

“Lo Cortés no quita lo Gallardo” significa que ser clásico no elimina la vena flamenca o popular. Significa que el rigor no discute con la intuición. ¿Existe algo más riguroso que el instinto natural? No hay en la promesa un simple juego de palabras o de apellidos. José María y Miguel Ángel saben que compartir es vivir y que sus ideas van más allá de un escenario coyuntural. Han llegado a la conclusión de que son hermanos. Y en una familia unida nadie quita al otro, siempre se aporta. Por el bien de la naturaleza, que les puso enfrente y al lado. Como ellos salen al escenario.

Hermanos de sangre musical que desembocan en un lago que nunca debió secarse y que con proyectos como este redimen una cultura en constante dilema identitario.

Pablo San Nicasio Ramos



JOSÉ MARÍA GALLARDO DEL REY (Sevilla 1961)



Hace su debut en Sevilla con nueve años y desde entonces ha venido cosechando los mayores éxitos de público y crítica por todo el mundo.

Artista de formación y conocimientos musicales insólitos en el mundo de la guitarra, es el solista más requerido y programado por las orquestas de todo el Mundo. Directores y músicos le confirman de manera unánime como guitarrista de referencia.

Sir Neville Marriner, Philippe Entremont, Frübeck de Burgos, Ros Marbá, García Asensio, Josep Pons, José Ramón Encinar, Leo Brouwer, Karel Mark Chichón, con orquestas como ONE, Royal Philarmonic, Orquesta de la RAI, Hong Kong Philarmonic, Ton Halle de Zurich, London Philarmonic, Orquesta de Cadaqués, ORTVE, Orquestas de la Comunidad y Sinfónica de Madrid, Orquesta Nacional de Bélgica, Radio Phil. Saarbrücken, etc., son habituales en las giras de conciertos de José María.

Como solista, compositor, músico de cámara o director musical ha actuado en teatros como Carnegie Hall, Tokio Opera House, Konzerthaus de Viena, Teatro de los Campos Elíseos y Opera Cómica de París, Ateneo de Bucarest, Walt Disney Auditórium de Los Angeles, Sadler Wells y Cadigan Hall de Londres, Auditorio Nacional de Madrid, Palau de la Música de Valencia, Seul Concert Hall, Birmingan Symphony Hall, Osaka Concert Hall, Auditorio de Roma, etc.

Embajador musical de España, su presencia es requerida frecuentemente en conciertos y eventos culturales como EXPO 92 (Autor e intérprete de la Banda Sonora del Pabellón de España) EXPO AICHI 2005, Años de España en China, Corea, próxima EXPO Shanghai 2010, Año Cervantes, Centenario Albéniz, y especialmente en el Centenario Rodrigo, que le ha llevado a interpretar sus conciertos para guitarra por todo el mundo.

Es director y fundador de “La Maestranza”, grupo de cámara español con el que interpreta su propia música y que, desde su creación en 1994, ha actuado en los más prestigiosos escenarios internacionales. En 1998 estrena en la X Bienal de Arte Flamenco de Sevilla “Banderillas de Tiniebla”, grabado en directo y editado por Mandala un año más tarde.

Su música ha sido coreografiada por nombres de la danza como María Pagés , Víctor Ullate y Lola Greco en espectáculos como “Sevilla”, “De la Luna al Viento”, “Don Quijote” e “Iberia”.

Su formación como guitarrista clásico ha sido enriquecida por su intensa relación con el mundo del flamenco. La conjunción de ambos estilos ha creado una manera única de interpretar y entender la música española. Es por esto que su presencia se torna imprescindible en proyectos como “Pasión Española”, con Plácido Domingo (Grammy Latino 2008), “Habanera Gipsy”, con Elina Garança (2010) , “Caprichos Líricos”, con Teresa Berganza (1996) o su labor como director y asesor artístico de Paco de Lucía en su debut con el Concierto de Aranjuez. (Japón 1990)

Junto a otra de las figuras de la guitarra flamenca, Juan Manuel Cañizares, estrena en 2005 “Mano a mano”, con exitosas apariciones en Londres, Washington, Osaka, Tokio, hasta el espectacular concierto ofrecido en el Carnegie Hall de Nueva York.

Fue invitado a tocar en París junto a Menuhin, Rampal, Ozawa y Elton John, en la gala del 70 aniversario de Rostropovich en Marzo de 1997. Aparece con John Williams en el prestigioso Festival Internacional de Guitarra de Australia (Darwin, 1995 y 1997).

Artista de Deutsche Grammophonn, ha editado “The Trees Speak”, “14 maneras de echarte de menos” y acaba de editar su nuevo disco con La Maestranza, de próxima aparición. Su discografía anterior recoge trabajos muy diversos en sellos como Mandala, RTVE, Autor, Almaviva y BMG, que en 1998 publicó su versión del Concierto de Aranjuez en “Rodrigo Guitar Concerto”.

Sus clases de interpretación musical son requeridas en los más prestigiosos conservatorios y universidades de todo el mundo. Centros como la UIMP de Santander, “Proyect Canción Española” de Granada, Mannes Conservatory of Music de Nueva York, o Northridge University de Los Angeles, entre otros, son escenarios habituales de sus cursos y clases magistrales.



MIGUEL ÁNGEL CORTÉS (Granada 1972)


Nació en Granada el 26 de enero de 1972, en el seno de una familia de rancia estirpe de guitarristas. No es extraño, pues que Miguel Ángel continuara la tradición familiar.

A la temprana edad de ocho años entró en el mundo del flamenco a través de la Zambra del Sacromonte.

En 1986 acompaña a grandes figuras del baile como: Mariquilla, Manolete, Antonio Canales, Javier Barón y Juan Andrés Maya, haciendo largas giras por Europa, Turquía, Estados Unidos y Japón. También ha acompañado por España a grandes figuras del cante como José de la Tomasa, José Mercé, Chano Lobato, Luis Heredia, El Polaco, Morenito de Illora, Estrella Morente. 

En 1990 comienza a trabajar con la cantaora Carmen Linares, junto a su hermano, Paco Cortés, en numerosos conciertos por España y giras mundiales.

En 1994 obtiene el primer Premio del Certamen de Guitarra Paco de Lucía. En 1995 presenta dos conciertos con su grupo en el Teatro Alambra de Granada. En diciembre de ese mismo año colabora en la grabación del disco Omega, de Enrique Morente y el grupo de rock Lagartija Nick. Pero éste no es el único disco al que aporta Miguel Ángel Cortés su talento: graba con varios artistas como su hermano, Paco Cortés. El Polaco, Esperanza Fernández, Rocío Márquez o Estrella Morente.

A mediados de 1998 comienza la grabación de su disco en solitario "Patriarca", en el que refleja su madurez musical como guitarrista asi como desarrolla su faceta de compositor flamenco. En él se mezcla una exquisita sensibilidad hacia los toques clásicos con una minuciosa búsqueda de nuevas formas musicales.

Recientemente ha publicado “El Calvario de un Genio” disco en solitario, a la vez que se ha enrolado en el proyecto a dúo con José María Gallardo del Rey: “Lo Cortés no Quita lo Gallardo”.




NUEVA TIENDA ONLINE




En Guitarras Ramírez nos embarcamos en una nueva aventura: nuestra nueva tienda on-line exclusiva para España. Para celebrarlo empezamos con un 20% de descuento en nuestras guitarras de estudio. En ella podrán comprar nuestros modelos estudio o encargar nuestras guitarras artesanas con las especificaciones que necesite. Poco a poco iremos rellenando la página con vídeos de nuestras guitarras de gama más alta tocadas por diferentes guitarristas.